Contribuyendo una nutrición saludable: Cómo los principios Montessori transforman el picoteo en elecciones autorizadas

Contribuyendo una nutrición saludable: Cómo los principios Montessori transforman el picoteo en elecciones autorizadas

Peques quisquillosos con la comida es un reto común al que se enfrentan los padres y que a menudo conduce a batallas y estrés a la hora de comer. La filosofía Montessori ofrece una perspectiva única para transformar el picoteo en una oportunidad de empoderamiento y hábitos saludables. En esta entrada del blog, exploraremos cómo la incorporación de los principios Montessori en la hora de comer puede convertir la mesa en un espacio de elección, autosuficiencia y empoderamiento para tu hijx.


El poder de la elección: El principio Montessori del "Respeto por el Niño" puede aplicarse a la hora de comer permitiendo que opinen sobre lo que comen. Crea una zona designada en la cocina con opciones o ingredientes saludables para la merienda y deja que tu hijx elija lo que quiere comer. Esto no sólo les da autonomía, sino que les anima a explorar distintos alimentos.


Implicación: En la cocina, esto se traduce en implicar a tu hijx en la preparación de las comidas. Encárgale tareas adecuadas a su edad, como lavar las verduras, quitar o poner la mesa. Cuando participan activamente en la preparación de la comida, es más probable que sientan curiosidad por los ingredientes y tengan más ganas de probar cosas nuevas.


Promover la autosuficiencia: La filosofía Montessori promueve la autonomía por encima de todo. Aplícalo a la hora de comer enseñando a tu hijx a servirse solx. Porporciónale utensilios y platos pequeños y adaptados a sus necesidades para fomentar su independencia. Permitirles controlar sus porciones y servirse les capacita para tomar decisiones sobre sus comidas.


Respeta las preferencias individuales: Los principios Montessori dan prioridad al respeto del ritmo y el estilo de aprendizaje únicos de cada niñx. Del mismo modo, respetar sus preferencias alimentarias individuales puede convertir la hora de la comida en una experiencia positiva. Evita tácticas de presión o forzarle a terminar su plato. En su lugar, reconoce y respeta sus gustos y aversiones, introduciendo gradualmente nuevos alimentos sin coacción.


Crea un entorno positivo: Los entornos Montessori dan prioridad a la creación de un ambiente tranquilo y concentrado, incluso en la mesa. Podemos fomentar esto reduciendo al mínimo las distracciones, como los dispositivos electrónicos, y fomentando las conversaciones familiares durante las comidas. Un ambiente tranquilo puede hacer que la hora de comer sea más agradable y menos estresante, fomentando una actitud positiva hacia la comida.


Enseña a comer con atención: Los principios Montessori fomentan la atención plena y la concentración en el momento presente. Aplícalo a la comida animando a tu hijx a saborear cada bocado, apreciar los sabores y reconocer cuándo está lleno. La alimentación consciente fomenta una relación sana con la comida y les ayuda a estar más atentos a las señales de hambre y saciedad.


Al incorporar los principios Montessori a la hora de comer, los padres y madres pueden convertir el picoteo en una oportunidad para el crecimiento, la autonomía y el empoderamiento de sus hijxs. Ofrecer opciones, promover la autosuficiencia y crear un ambiente positivo no sólo contribuye a unos hábitos alimentarios más saludables, sino que también convierte la hora de la comida en una experiencia agradable y educativa para todxs. Adopta los principios Montessori y verás cómo tu hijx se convierte en un comedor seguro y aventurero.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.